Julito el pescador

Julito conoce la Bahía como su propio terruño. Sale de su casa día a día justo antes de la caída final del astro rey, vistiendo un jeans viejo, una camiseta y unas botas de agua. Algunos se quedan viendo como se pierde en el mar “sin saber lo duro del bregar”. Pero Julito tiene un deber, una responsabilidad para con los suyos por la que no le importa llegar todos los días a casa soportando desiertos de sal y ventiscas de mar. Julito trae el pan, y reza para que dios ponga el vino.

Ayúdenos a continuar este viaje

Con una pequeña ayuda, podremos seguir contándoles historias de Cuba.

$1.00

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: