De asere

San cocinero

En la ciudad hay muchos como él.  Tildados de locos por algunos, limosneros para otros o simples sin vergüenzas. Estampas de santos venerados por los devotos protagonizan casi siempre la súplica. En esta ciudad la gente enloquece de algo, por algo o para algo, pero siempre cree en algo.

Ayúdenos a continuar este viaje

Con una pequeña ayuda, podremos seguir contándole historias de Cuba y su gente.

$1.00

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: